Sexualidad Humana

  Orientación Sexual
 

Con respecto a la orientación sexual, podemos distinguir diferentes opciones como:

Homosexual: Dada la bisexualidad tanto biológica como psíquica, es natural que, algunos seres humanos mantengan una orientación homosexual, es decir, que sean preferentemente estimulados psicosexoafectivamente por personas de su mismo sexo.

La conducta homosexual se da no solo entre los hombres, sino también entre las mujeres. La palabra homosexual significa “con el mismo sexo”: y proviene del griego y el latín. Por lo tanto, se refiere tanto a la relación entre hombres como mujeres, sin embargo, se la usa más comúnmente para significar la homosexualidad masculina. La femenina es llamada lesbianismo, está comprobado que el homosexualismo masculino es mucho más común entre hombre que en mujeres.

Lesbianismo: ha sido mucho menor la literatura científica que el estudio del homosexualismo masculino. Solo en los últimos años han aumentado en algo las investigaciones al respecto. Sin embargo la frecuencia del lesbianismo parece ser menor especialmente si atendemos el aspecto físico de la sexualidad, pues el aspecto afectivo es más importante en la mujer y pueden darse amistades muy intimas entre ellas, sin llegar a manifestaciones sexuales explicitas.

La mujer lesbiana sufre de una doble discriminación sobre todo en las culturas donde no hay conciencia liberacionista o feminista; una por ser mujer y otra por ser lesbiana. Las madres lesbianas son, en algunos países tratadas con especial injusticia al quitarles a sus hijos por el infundado temor que les den “mal ejemplo”. Las autoridades parecen desconocer el hecho que casi el 100% de los homosexuales hombres y mujeres provienen de hogares heterosexuales.

Bisexualismo: como orientación sexual ha tomado reconocimiento en los últimos años en estados unidos y Europa, aunque, como las otras orientaciones, desde tiempos inmemoriales.

La dificultad de aceptar la bisexualidad se debe en parte a la proyección humana que dificulta concebir en otras preferencias parecidas a las propias, sin repugnancias o aversiones similares y, por otro lado a la dicotomía dimorfita de los papeles masculino y femenino, reforzada hace poco en la cultura occidental.

Algunos cambios sociales, relacionados al campo sexual, han permitido el reconocimiento de esta orientación sexual y ya están creando las condiciones para el surgimiento de una comunidad bisexual.

Como orientación sexual, implica la capacidad de reaccionar sexualmente ante ambos sexos y el interés emocional por personas de ambos géneros. También se encuentran en algunos individuos una conducta bisexual sin tener la orientación, tal es el caso de la bisexualidad transitoria, las cuales son personas que tienen una orientación homosexual y pasan a su verdadera orientación, sea heterosexual u homosexual.

El verdadero bisexual se interesa en personas de ambos sexos, por sus rasgos personales y/o sexuales, y al identificarse como tal ha elaborado un guión sexual para ese estadio o situación.

  RETORNAR