Niños y el coronavirus
LO QUE LOS PADRES Y MADRES DEBEN SABER SOBRE
EL CORONAVIRUS

Se dice que el coronavirus es una enfermedad que ataca a personas de la tercera edad, pero ¿qué tan cierto es esto? Si tienes hijos en casa, no dejes de leer esta nota.

En momentos de crisis, muchos niños atraviesan emociones como pánico, angustia y miedo. Si ellos no cuentan con orientación para protegerlos física y emocionalmente, el proceso puede ser tortuoso. Para ello, Unicef ha elaborado una guía para padres, madres y adultos responsables de niños que compartiremos a modo de resumen. Comencemos:

El virus se contagia por el contacto directo con una persona infectada (gotas al estornudar o toser), tocar superficies contaminadas. El virus puede sobrevivir a una superficie por varias horas pero se elimina fácilmente con un desinfectante.

La fiebre, la tos y la insuficiencia respiratoria son algunos de sus síntomas, en ocasiones extremas lleva a la muerte. Recordemos que son síntomas similares a una gripe común, por ello es necesario el descarte.

La prevención es esencial y la mejor forma es lavándose las manos frecuentemente con agua y jabón por 20 segundos como mínimo, cubrirse con el antebrazo al estornudar o toser y evitar el contacto con una persona que tenga tos o resfriado.

Aunque hay poca información porque el virus es nuevo, se sabe que cualquier persona puede afectarse, independiente de su edad. Si tu hijo o hija presenta síntomas deberás buscar ayuda médica pero en la medida de lo posible evita ir a lugares públicos. En Perú tenemos implementado el triaje virtual donde puedes hacer el descarte online.

Es recomendable por la salud de tu hijo, hija y de las demás personas que no vaya a lugares públicos, no lo saques a hacer las compras del mercado, no lo expongas en público eso incluye que no acuda a un salón de clases.

Los niños y niñas están expuestos a los medios de comunicación y se enfrentan a una alarma generalizada que no entienden. Evita que pase mucho tiempo a solas frente a la TV.  Y dedica tiempo a resolver sus dudas e inquietudes con calma y sin engaños. Sin han pasado la primera infancia se puede mencionar cada cosa por su propio nombre. Si son muy pequeños aún, no han adquirido la madurez suficiente para poder entender algunos aspectos biológicos, sociales y económicos de las enfermedades, a ellos tocará hablarles con eufemismos y explicar la situación a modo de un cuento. A ellos les fascina.

Recuerda que, a cualquier edad, el ejemplo vale más que las palabras y aproveche el tiempo de aislamiento para disfrutar  de su familia.

Related Posts

Deja un comentario