sifilis
Aprende más sobre el Sífilis

La sífilis es una infección bacteriana común que se contagia a través de las relaciones sexuales. Se cura de forma sencilla con antibióticos, pero puede provocar un daño permanente si es que no se trata.

La sífilis provoca llagas en el área genital (llamadas chancros). Por lo general, estas llagas no son dolorosas, pero pueden propagar la infección fácilmente a otras personas. 

Puedes contagiarte de sífilis al entrar en contacto con las llagas. Muchas personas con sífilis no se dan cuenta de estas y se sienten bien, de modo que es posible que no sepan que tienen la infección.

La sífilis puede infectar la vagina, el ano, el pene o el escroto y, en ocasiones, los labios y la boca.

Primera etapa.

Por lo general, los chancros son firmes, redondeados e indoloros, o algunas veces abiertos y húmedos. Apareciendo entre la semana 3 hasta los 3 meses después de la infección. 

Los chancros pueden aparecer en la vulva, la vagina, el ano, el pene o el escroto y, en casos raros, en los labios o la boca. Las llagas también pueden quedar ocultas en lo profundo de la vagina, en el prepucio, dentro del recto y en otros lugares poco visibles.

 

Las llagas de sífilis son EXTREMADAMENTE contagiosas y es fácil transmitir la infección a otras personas durante las relaciones sexuales. Es fácil confundir un chancro con un vello encarnado, un grano o una protuberancia inofensiva y como las llagas no son dolorosas y pueden estar en lugares ocultos, es posible que pasen desapercibidas.

 

Si no te tratas, seguirás teniendo la infección, aunque las llagas hayan desaparecido. Para curar la sífilis y evitar que avance a la siguiente etapa, tienes que tomar medicamentos.

Segunda etapa.

Los síntomas de la segunda etapa incluyen erupciones en las palmas de las manos y las plantas de los pies o en otras partes del cuerpo. A veces, la erupción cutánea de la sífilis secundaria es difícil de ver, y generalmente no pica. 

 

Quizá no te sientas bien y tengas síntomas leves parecidos a los de una gripe, como fiebre baja, sensación de cansancio, dolor de garganta, glándulas inflamadas, dolor de cabeza y dolores musculares. 

También pueden aparecer llagas en la boca, la vagina o el ano, puedes bajar de peso y se te puede caer el pelo.

Los síntomas pueden durar entre 2 y 6 semanas por brote, y pueden aparecer y desaparecer durante un lapso de hasta 2 años. Son similares a los de otras enfermedades comunes, por lo que puede resultar difícil determinar que se tata de sífilis.

 

Etapa tardía.

Entre la segunda etapa y la última, puede haber periodos en los que la infección esté latente (es decir, no haya síntomas ni signos) durante meses e incluso años, pero aún necesitarás tratamiento para acabar con ella. 

 

Las personas que tienen sífilis desde hace mucho tiempo se enfrentan a graves problemas de salud. En la etapa tardía, la sífilis puede provocar tumores, ceguera y parálisis; puede dañar el sistema nervioso, el cerebro y otros órganos; e incluso, puede provocar la muerte.

 

En las etapas iniciales, la sífilis puede curarse fácilmente con antibióticos. Si no has recibido tratamiento en las etapas iniciales, aún se puede curar y así evitar daños futuros en el organismo. Sin embargo, el daño que la sífilis ya haya causado en la etapa tardía no puede revertirse ni curarse. Las complicaciones de la sífilis en su última etapa pueden aparecer entre 10 y 20 años después del contagio.

Por lo que es importante acudir a chequeos médicos frecuentes y el uso de preservativos o barreras de látex al tener relaciones sexuales.

Si estás buscando un servicio de salud sexual y salud reproductiva no dudes en contactarnos. 

Deja un comentario