En el Día Internacional de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer, debe ser un  día de reflexión mundial sobre la inequidad y la violencia en que viven millones de seres humanos del sexo femenino. Postergadas en el nivel de haberes en sus centros de trabajo, abusadas y violentadas en su propio hogar. En  América latina cada dos horas una mujer es asesinada sólo por el hecho de ser mujer.

Debe ser una fecha de afrenta para todos, que en medio de los avances científicos y tecnológicos, cuando estamos próximos a la llegada del ser humano a Marte, viviendo en el siglo XXI, todavía seamos testigos de la imposición de la fuerza bruta en los hogares hasta llegar al feminicidio.

El 8 de marzo de 1857, 140 mujeres trabajadoras, explotadas vilmente, murieron en un incendio dentro de una fábrica en Nueva York  por atreverse a reclamar sus derechos. Recién en 1975 las Naciones Unidas simbolizan esa fecha como el Día de la Mujer. El sentido del acuerdo fue rescatar el recuerdo de aquel doloroso acontecimiento para trabajar por la reivindicación social de este género.

En el Perú, este 8 de marzo debe servirnos para reflexionar sobre los derechos de las mujeres que todavía no son reconocidos,  sobre las cifras de feminicidio ya que durante el 2020  fueron 132 las mujeres asesinadas, reflexionar también sobre las 4 niñas menores de 14 años que cada día se convierten en madres producto de una violación.

No es pues día de regalos de flores ni chocolates, conmemoramos el recuerdo de aquellas mujeres  que inmolaron su vida porque  levantaron su voz en  protesta por la inequidad en el pago de sus jornadas. Aspiramos a su  promesa de  solidaridad en nuestra lucha por “Ni una menos” y “No más madres niñas” así como un salario igual por el mismo trabajo para hombres y mujeres

Si aspiramos un mundo diferente para nuestras hijas y sus descendientes las mujeres debemos comprometernos  a educar a nuestra familia con un enfoque de equidad de género en el día a día, a tolerancia cero frente a la  violencia y a contribuir desde donde estemos a educar  sobre que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos y a no cejar en nuestra lucha

En lo personal, me place mucho trabajar desde la institución donde estoy, por los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, por la equidad de género, por la no violencia y por no más MADRES NIÑAS.

Autora: Dra. Irma Ramos, directora ejecutiva de Inppares

Deja un comentario