El Derecho a la salud no descansa

Nuestro país enfrenta una emergencia sanitaria que hasta la fecha ha cobrado muchas vidas y ha puesto a prueba intensa nuestro sistema de salud que ya tenía grandes desafíos. A nivel global, el panorama no es muy distinto, pero desde diversos sectores se tejen esfuerzos para combatir los estragos de esta pandemia. El Coronavirus afecta no solo a la salud, sino también a los modos de vida y a la economía de las poblaciones y las personas, especialmente las más vulnerables.

Dada esta situación de crisis y la todavía inexistencia de inmunidad ante el virus, la oferta de servicios de salud en nuestro país sufre un revés: no logra satisfacer las demandas paralelas de salud por el peligro latente de contagio y por la disminución de centros médicos de atención regular.

Esta es una de las mayores preocupaciones del Grupo de Políticas de Salud de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza (MCLCP) de la cual INPPARES forma parte junto a distintas organizaciones como Unicef, Promsex, Prisma, la Municipalidad de Lima, entre otros representantes del Ministerio de Salud (Minsa). Y como el Derecho a la Salud no descansa, estos meses han continuado una activa participación a través de reuniones y encuentros para aportar con soluciones innovadoras a la lucha contra el Covid-19 en el Perú.

Uno de los puntos que resaltan es la urgencia de retomar y fortalecer el primer nivel de atención y los servicios de anticoncepción y de salud materna, pensando siempre en las necesidades de una vida digna para las personas en situación de pobreza y pobreza extrema. Asimismo, hacen hincapié en necesidad de la recolección de datos de todas las regiones mediante un enfoque intercultural.

De esta forma, con el aporte de cada organización involucrada se elabora un informe que será presentado al gobierno con el fin de vincular dichas acciones a las políticas de Estado existentes.

Deja un comentario